Jahara® cuerpos de agua | Escuela de Valerie Gaillard

Jahara® cuerpos de agua

Jahara® : Terapia acuática integradora realizada en agua a temperatura corporal, en piscina de aproximadamente 1,10m de profundidad. Alterna fases activas (ejercicios realizados por el cliente) con fases receptivas en flotación (el terapeuta sostiene el cuerpo del cliente en el agua).

Nuestros cuerpos humanos aprenden desde el nacimiento a vivir y movilizarse bajo la ley de la fuerza de gravedad. En la vida intrauterina, flotamos en el líquido amniótico, masajeados, contenidos y protegidos por ese medio líquido. Recreamos sensaciones prenatales cada vez que nos sumergimos en el medio líquido, en particular si su temperatura es similar a la de nuestro cuerpo.

La mayoría de los que vivimos en el siglo XXI en el mundo occidentalizado, no nos detenemos a explorar nuestras sensaciones. Cuando entramos al agua tenemos un propósito, que sea deportivo o de higiene, y si incluye la noción de placer, tampoco buscamos más allá del alivio que procura el mero hecho de poder soltar algunas tensiones superficiales y abandonarnos al medio líquido.

El Jahara® propone una forma de abordar nuestra conciencia corporal en el agua, profundizando la percepción de nuestra alineación estructural, con el propósito de crear espacio en el esqueleto, especialmente en la columna vertebral. Esta exploración se aborda mediante ejercicios tan simples que vistos de afuera pueden parecer superficiales. Hasta… ¡intentarlo! Lo que suelen poner en evidencia estos ejercicios son nuestros condicionamientos como seres no acuáticos, sujetos a la fuerza de gravedad. Aprendimos con el bi pedismo y la marcha un tipo de equilibrio que sostenemos a costa de unos cuantos esfuerzos inconscientes. De repente en el agua ya no hace falta tanto esfuerzo y se ponen de manifiesto las compensaciones del cuerpo cuando intentamos replicar el equilibrio terráqueo en el medio acuático. Jahara® podría definirse como una técnica de reeducación, un «reseteo».

¿Cuáles son las consecuencias? Descubrir primero lo que el agua revela: desde dónde me estoy agarrando para sostenerme. Para luego comenzar a reprogramarnos: activando nuestro centro de gravedad, al nivel de la pelvis – concientizando nuestro Hara como se dice en las artes tradicionales japonesas, incluyendo las artes marciales. Direccionando nuestra cabeza, la cual pasa de ser un peso a ser un «globo» cuyo deseo de «volar» hacia arriba descomprime todas las vértebras. Alrededor de este canal central con sus tres cajas, pelvis, caja sólida que nos ancla, tórax, caja aérea que nos expande y cráneo, caja ascendente que nos guía, se organiza el resto del esqueleto, miembros inferiores y superiores cuyo papel es completamente diferente en el agua de lo que es en la tierra. En la fase activa de la terapia Jahara®, se utilizan el suelo y la pared de la piscina como un terreno de base desde el cual desarrollar seguridad y conciencia, así como flotadores cilíndricos que permiten un apoyo activo de las manos o los antebrazos.

Con la ayuda de nuestra propiocepción y de las sutiles indicaciones táctiles del Terapeuta Jahara® nace una nueva percepción del cuerpo en el espacio, a partir de la cual surgen renovadas posibilidades de movimiento. El lenguaje del Jahara(r) se articula sobre la base de un patrón de pasos, llamados ABC-XYZ, que permiten desplazarse en el agua con gracia, liviandad y eficiencia. Son los pasos que sostendrán al terapeuta en la fase de flotación, durante la cual el cliente sólo experimentará la sensación de «volar», en el espacio infinito, con un cuerpo que se redescubre.

En este cuerpo descomprimido, alineado, alivianado, nos re-descubrimos. Los espacios que se abren hacia adentro permiten que nos pensemos de otra manera, reinventando nuestra realidad, interactuando con el entorno sobre las bases de otros paradigmas. Cuerpo de pez, de delfín, de pétalo llevado por el viento, cuerpo de nube, de estrella marina, cuerpo de bebé, de gota, cuerpo de río, cuerpo de ser. Creatividad, paz interior, salud, esperanza renovada, reorganización del espacio psíquico, de los vínculos, refrescando la mirada. «No hay palabras» dicen a menudo los que experimentan la terapia. Apenas quedan signos, flotando, H2O, ABC-XYZ, JAHARA®.

Publicada en la revista Kiné.

Directora de la Escuela, apasionada de los viajes y las terapias, la enseñanza y el ser humano, con sus múltiples capas, su cuerpo y su espíritu, su grandeza y sus miserias.

Top
768 a 983
480 a 767
479